viernes, 20 de abril de 2012

Miradores de S'Estaca


Punto de partida: Parking del Hotel El Encinar (Ca Madó Pilla) a 382 metros, carretera MA-10 entre Valldemossa y Deiàa, entre el km 68 y 69.
Tiempo total: 4h 15 min con paradas. Aprox 2 h 20' andando.
Dificultad: SD/F, un corto tramo de sendero un tanto expuesto, pasado el mirador del Niu del Corb, provisto de un cable de seguridad.
Desnivel acumulado: 382m.

La ruta de los miradores de S'Estaca discurre por los terrenos de Miramar, tras los restos de la red de caminos y miradores que mandó construir el archiduque Luis Salvador de Austria a finales del siglo XIX.

Dejamos el coche en el parking del Hotel El Encinar. Bajamos unas escaleras un tanto ruinosas tapadas con un murete bajo, que rodean la piscina del hotel.

Cuando llegamos al segundo tramo nos desilusionamos un poco, puesto que el sendero está en bastante mal estado, lleno de árboles caidos (¿de tormentas?).

No conocemos esta ruta mas que por Internet, llevamos a Nahuel en la mochila, y no queremos meternos en ningún lío...en la foto siguiente se ve el primer mirador, a escasos 4 ó 5 minutos del hotel, aunque antes tenemos que pasar por encima o debajo de ese pino que tapa por completo el camino. Por suerte, tras apartar unas cuantas ramas, podemos seguir nuestra ruta, y no parece que haya más obstáculos detrás.

Mirador des Pi o del Niu des Corb.


Dejamos atrás el mirador y enseguida la ruta se bifurca en dos, eligiendo la opción de la izquierda, unos escalones que descienden al Camí de Sa Torre, prácticamente esculpido bajo la roca.

Al final de este tramo, encontramos un paso algo expuesto en el que hay un cable de seguridad.


En 5 ó 6 minutos llegamos tras descender unos escalones a esta especie de abrigo bajo la roca.

Para seguir por este estrecho sendero... .


que nos lleva, en 4 ó 5 minutos, tras tomar un desvío a la izquierda, a una hermosa terraza con mesa y bancos (Benerador de Sa Capella del Beat Ramon).

De esta hermosa terraza parte otra escalera por la que se desciende al puente que nos lleva a la capilla del beato Ramón Llull, inaugurada en 1880 y partida por un rayo en 1975, actualmente en ruinas y ciertamente con alto riesgo de desprendimiento de piedras, cuidado en días ventosos, no acercarse demasiado!. Una hermosa terraza circular rodea la capilla, desde donde tenemos una hermosa vista de


Una hermosa terraza circular con la barandilla de seguridad bien conservada rodea la capilla, desde donde tenemos una hermosa vista de la costa de este lado de la isla.

Volvemos por el puente y al final de éste parte un camino a la izquierda.

En unos metros pasamos por la cueva Dels Serafins, que no parece ser mas que una pequeña apertura en la roca, si bien tampoco inspeccionamos demasiado.

En 1 ó 2 minutos llegamos a un cruce, con una M roja marcada en una piedra (desvío a la derecha), siguiendo esta dirección.

Algo más arriba tomamos el camino de la izquierda para llegar en 3 minutos a la rejilla de Miramar, que da acceso a la zona de Els Pontets de la Font Cuberta (coto privado de caza).


Recorremos esta zona por su zona inferior y pronto tomamos unas escaleras a nuestra izquierda que siguen por un sendero en zig-zags y que nos sacan para nuestra tranquilidad de este coto privado de caza.

Tras los zig-zags, el sendero discurre pegado a unas rocas, empezando unas escaleras en lo que se conoce como Las Coves de Ponent.


A mitad de recorrido encontramos un bajorrelieve del beato Ramón Llull, colocado en 1877.

Y poco más arriba un mirador espectacular.

Al final del tramo, pasamos una rejilla abierta, y encontramos a la izquierda el mirador del Guix,

Seguimos por una zona herbosa de escasa pendiente, con un camino cómodo entre olivos que lleva en unos metros al mirador de Sa Ferradura. Un tramo perfecto para que el más pequeño descanse de mochila y estire un poco las piernas. En cuanto lo depositamos en el suelo sale corriendo como loco con una alegría desbordante ("por fin me dan un poco de libertad estos viejos").

Aunque con cuidado en las proximidades del mirador...para mí unos de los lugares más bonitos de la excursión.

A la izquierda del mirador sale un camino descendente (camino del Guix o de la Mar) que nos lleva en unos 5 minutos y tras pasar un portillo al siguiente mirador.


Mirador de Miradors. Abajo, Sa Foradada.

Seguimos nuestra ruta, obviando un camino que nos encontramos a escasos 5 minutos y que baja directamente del desvío anterior a la rejilla de Miramar.


En otros 5 minutos dejamos a nuestra izquierda las ruinas del mirador del Pi Sec.

En poco más de 20 minutos tomamos un desvío a la derecha en un desdoblamiento y en 5 minutos llegamos a la zona del Guix, ya bastante cerca del mar, encontrándonos primero con una sitja.



Y más adelante entre unas rocas encontramos un bonito abrigo entre rocas con mesas y bancos, el Berenador dels Penyals, construido por el Arxiduc entre 1891 y 1909. Unas letras rojas en una gran piedra avisa, a los visitantes (guarros) que no dejen residuos.

Un poco más abajo, a la derecha, están las ruinas de la caseta del Garriguer. En esta zona, junto al mar, el archiduque Luís Salvador montaba la caseta de baño.

Es en este punto donde surgen nuestras dudas sobre por dónde seguir. En principio seguimos el sendero con hitos que sigue en la misma dirección (SO., paralelo al mar), por encima de las ruinas de la caseta. Este sendero discurre por encima de la línea costera, como a 30 ó 40 metros sobre el nivel del mar, y sin ganar ni perder altura.

A los 10 ó 12 minutos encontramos un desvío a nuestra izquierda que parece subir bastante, pero seguimos de frente por el sendero con hitos, pensando que será el camino de vuelta. Ya teníamos que haber pasado una rejilla con una escalera según nuestra información de Internet.
Seguimos, y tras 6 ó 7 minutos el sendero se va perdiendo y en un punto se hace muy expuesto, mucho más que el paso del principio, y esto no viene reflejado en ninguna ruta consultada, así que nos damos media vuelta. Decidimos volver al desvío que hemos visto antes (que sube) y efectivamente, entramos en un camino ancho y cómodo que tras varias curvas ascendentes se vuelve horizontal y avanza en paralelo al mar, y a mayor altura, como a 100 metros, lo cual si coincide ya con el sendero que viene señalado en el mapa. En unos minutos pasamos lo que parece ser una propiedad privada entre bancales...


...y poco después llegamos por fin a la pista de cemento que baja hacia el Caló de s’Estaca. Como tenemos que estar en casa pronto y hemos perdido un rato con el extravío, y el peque tiene todavía que comer, decidimos no bajar y empezar ya a subir, a pesar de que las rústicas casitas de pescadores son dignas de visitarse, incluso para darse un baño con mejor tiempo. Aquí nos encontramos a las primeras dos personas de la ruta, aunque vienen de paseo con lo puesto por la pista de cemento desde el Puerto de Valdemosa. Ascendemos un par de curvas por la pista de cemento y al rato unos hitos nos marcan el Camí Nou de s’Estaca por el que subimos y en 15 minutos y tras varios zig-zags, llegamos al mirador del Figueral, un buen sitio en el que sentarse tranquilamente para comer.

Otros 8 ó 9 minutos y llegamos al mirador del Creuer, con forma de torre.

Desde aquí tenemos una buena vista de la capilla visitada al principio de la excursión, y de su puente.


Seguimos subiendo y en 5 minutos cogemos un desvío a nuestra derecha, para avanzar por los caminos que hemos recorrido de bajada y llegar al coche en algo menos de 20 minutos. En resumen, una excursión muy recomendable con unas vistas excelentes, con varias zonas de camino realmente bonitas, con bastante historia y absolutamente desaprovechada por su total ausencia de señalización, información histórica durante el recorrido, limpieza, restauración, etc., yo lo calificaría de vergonzoso.

3 comentarios:

CHEBACA dijo...

Una ruta preciosa , espectacular con muchos alicientes y totalmente olvidada y descuidada,¡una autentica pena! ...Gracias por mostrarla,saludos.

Joan Riera dijo...

Hola Ángel, cuanta razón tienes en la reflexión final. Es una pena que perdamos el legado del Archiduque Luis Salvador.
También estoy de acuerdo en que es una excursión muy bonita, a pesar de lo dicho anteriormente.
Saludos desde Mallorca.

Ángel dijo...

Joan Riera: desde mi desconocimiento, quizás no esté promocionada en Mallorca la montaña como debería, seguramente sea porque lo que da dinero es el turismo de playa, y por esa lucha eterna que lo "público" tiene por abrirse paso entre tanto terreno privado. Saludos