sábado, 3 de septiembre de 2016

Cresta de los 15 Gendarmes al Alba




Itinerario: Baños de Benasque - Ibones del Alba - Pico del Alba
Desnivel: +1400m.
Dificultad: D,  IV+   
Tiempo: 2h 20min aproximación + 3 horas de cresta + .2h descenso.
Material: cordino de 30m.. Friends medianos.

5.40. Salimos mi hermano y yo de los Baños de Benasque por el cómodo GR hacia los Llanos del Hospital. Tras pocos minutos una marca en una piedra marca los Ibones del Alba, desviándonos (derecha) por un sendero con fuerte pendiente por la abrupta Canal del Turonet. Como es de noche y las marcas cambian de azul a amarillo o rojo nos liamos un poco, pero el sendero es evidente y hay varios pasos protegidos con cadenas. Tras salir del barranco llegamos al Collado de Turonet (2000m). Fotos de bajada.




Empieza a clarear y llegamos al Ibón Inferior del Alba (2275m) en cuyo torrente cogemos agua, que tiramos puesto que a unos metros vemos bastante espuma. Rodeamos el ibón por su izquierda con el Pico del Alba asomando (foto de bajada) y cogemos agua de vuelta en un torrente más fiable que cruzamos.
 

Ganamos altura siguiendo hitos a ratos por terreno pedregoso hacia el Ibón Superior. Vista del inferior.
 

 Delante nuestro se recorta la cresta que haremos. Una cordada está accediendo por la pronunciada brecha entre el G18 y G19 (en la foto a la izquierda de mi hermano). Oimos un desprendimiento y a uno se le escapa un grito..., esperemos que no sea nada. Nosotros accedemos con facilidad por el Collado de la derecha del todo, en el G20.

8.00. Empezamos la cresta pasando fácilmente el primer gendarme G20, pero pronto empezamos a usar las manos, ya que para llegar al G19 tenemos que superar un par de resaltes de granito y alguna placa fisurada que en algún momento nos exige tirar bien de brazos...En uno de ellos que no me ha gustado mucho decido por seguridad echarle a mi hermano el cordino para que se ayude, aunque para cuando lo saco de la mochila y lo echo el cagaprisas ya ha subido...



Guardamos la cuerda, descendemos del G19 y desde la brecha con el G18 elegimos la vira en diagonal herbosa más evidente para flanquearlo por su derecha.


Superamos una zona de bloques sin dificultades reseñables, llegando a una placa lisa tumbada bastante disfrutona, tras la cual recuperamos la cresta.


Avanzamos ahora por tramos en general cómodos y al principio sin mucha exposición con el Pico del Alba destacando aparentemente lejos.


Poco a poco vamos entrando en materia, aunque en general la roca es buena y da bastante seguridad. Tratamos de avanzar rápido, ya que a partir de las 2 dan tormentas.




Perdemos la cuenta de los gendarmes, muchos no son evidentes y se sube y se baja continuamente, así que cuando nos encontramos con la cordada que habíamos visto accediendo a la cresta desde abajo, les preguntamos si saben por cuál de los gendarmes andamos...tampoco tienen idea...




La cordada avanza en ensamble y uno de ellos anda algo inseguro, con lo que en una zona cómoda nos dejan pasar. La alternancia de pasos expuestos y atléticos, a caballo, en bavaresa o destrepes cortos pero delicados, siempre sobre buena roca, hacen más divertida que otra cosa esta zona de la cresta (por suerte las condiciones climatológicas son excelentes)





Llegamos a un punto del que no nos fiamos destrepar y montamos un rápel (15 metros) por la vertiente Norte. No me lo puedo creer cuando descubro que se trata del rápel de 15 metros que marcan las reseñas, ya vamos a llegar al G8!. Desde prácticamente la misma brecha entre el G8 y G9 (algún metro por debajo en la vertiente Norte) vemos un clavo desde el que sería posible montar reunión, pero como lo vemos bastante alejado del estrecho diedro previo al G8 y que supone el paso clave de la arista, seguimos hasta situarnos prácticamente por debajo de él, donde nos encontramos otro clavo, éste ya situado en un a de las caras del diedro. Mi hermano dice que esto mejor lo hacemos a pelo, pero le obligo a encordarse, que esto es un IV+ y no sabemos cómo será más arriba, que vamos muy bien de tiempo. Montamos reunión aprovechando el clavo de acceso incómodo. Mientras aseguro a mi hermano, veo que la cordada que hemos pasado está ahora rapelando el G9.

Superamos el vertical diedro cuya parte más difícil a mí me resulta la propia entrada al diedro (quizás entramos por una zona muy vertical), igual es más seguro montar reunión en el clavo anterior aunque quede alejado.

Se sale del diedro por su izquierda para avanzar por una placa lisa disfrutona III+ protegida con un clavo. Hacia abajo, la cordada que viene por detrás está montando reunión.

10.00. Cima del G8. Recogemos material.

Avanzamos ahora rápidamente por terreno amplio y cómodo con alguna fácl trepada...


...hasta el Gendarme del Alba, al que trepamos sin problemas (II).



Ahora cada uno se busca la vida por donde le apetece para superar el descompuesto murallón que precede a la arista cimera. Algo más me costó hace unos años cuando quizás tuviera menos soltura en este tipo de terreno...

11.00. Llegamos a la cima del Alba, 3118, tras tres horas de cresta, muchísimo menos de lo esperado, ¡lo que hace darse prisa ante la amenaza de un pronóstico del tiempo desfavorable!. Nos lo tomamos ahora con tranquilidad y estamos un buen rato en la cima.

Descendemos por la pedregosa e inclinada ladera hacia el Ibón de Alba con cuidado de no tirar piedras puesto que sube gente, mientras observamos a nuestra izquierda todo el recorrido de la cresta que hemos hecho.



Tirando algo de zoom se puede apreciar el rapel del G9 y el diedro al G8 (G10 no, me he confundido en la foto)

Se recorta la silueta de varias cordadas que avanzan a plena cresta.

Son alrededor de la 13.30 cuando llegamos al coche. Sin duda la cresta ha merecido la pena: divertida, muy bonita, con multitud de pasos variados (atléticos, expuestos, etc), auque quizás se me ha quedado un poco corta la actividad y algo suave en comparación con por ejemplo el estrepitoso fracaso que tuvimos hace poco en la cresta del diablo tras meternos donde no debíamos. Aunque cómo no, la recomendaría a cualquiera.

domingo, 30 de agosto de 2015

Dedo del Monte Perdido, Nudillo y otros



Itinerario: Monte Perdido - Dedo de Monte Perdido - Nudillo - Tuqueta de Marboré - Espalda de Marboré - Goriz - Pradera Ordesa
Distancia: 23km.
Desnivel: +900, -2700.
Dificultad: AD+. III+, IV- roca descompuesta en subida al Dedo. 
Tiempo: 10 horas con paradas.

Me despierto a las 6.30 en mi exclusivo vivac sobre la cima del Monte Perdido. Los demás andan ya pululando, pero hoy a nosotros nos toca disfrutar y es que por primera vez nos hemos permitido el capricho de vaguear en el saco tras el amanecer. Me levanto en calcetines y de puntillas me acerco al vivac central, donde David dormita inmóvil completamente tapado en el saco de verano hiperligero de Tª de confort +15 grados que le dejé, y enrollado además en manta térmica. Hago alguna foto y vuelvo al sarcófago, que momento!!

Y así seguimos hasta que el sol coge un poco de fuerza.

8.00. Empezamos a bajar por la escupidera hasta un desvío que nos conduce a media ladera a los pies del Dedo del Monte Perdido.


Desde la base montamos reunión en un punto apartado de la vertical para evitar la caida de piedras. Existe la posibilidad de hacerla pasada una primera canal de unos 3 ó 4 metros metiendo algún friend en una fisura a la derecha (foto de bajada), pero no llevamos ni friends ni fisureros.

No nos sirve de mucho asegurar este primer tramo sin meter ningún seguro, pero esperaba encontrarme un poco más arriba algo abandonado o algún bloque donde meter una cinta. Llevar algún friend mediano puede ser útil para reducir la inseguridad que da la pésima roca, a pesar de que la dificultad técnica no es alta (III+). Avanzo despacio tanteando todas las piedras, porque algunas salen de su sitio. La primera parte es más vertical y luego va tumbando.

A unos 20 metros por fin encuentro un bloque a la derecha con varios cordinos y monto reunión, llevamos dos cordinos de 30 y no creemos que nos llegue hasta arriba.



Sigue ahora David de primero pero por la canal de la derecha (friend abandonado a mitad de canal).

La parte final es algo exigente (IV), bastante vertical y con escasez de agarres. La fisura de la derecha ayuda.

9.15. Dedo del Monte Perdido, 3188. Le pregunto a David si ha traido la botella de champán, salvo la Punta Celestin Passet, que no es tresmil, ha acabado la lista.
La cima es más o menos como la vía: roca asquerosa, ningún bloque fiable, de hecho donde ha montado reunión David descubrimos que se mueve.

Desde arriba: bloque de la reunión intermedia.

Cima con el Cilindro de Marboré de fondo.

Glaciar del Perdido.

Esta arista al Monte Perdido no tiene mala pinta.

Desde la cima (arista afilada y descompuesta) seguimos unos metros en busca de una zona para rapelar hacia el Nudillo para hacerlo sin tener que descender hasta el Cuello del Cilindro. Pero al no encontrar un bloque desistimos de la idea y rapelamos por la vía normal desde el único bloque que se intuye seguro, que es en el que hay instalados varios cordinos... Con 30 metros, la cuerda llega a la repisa que hay a unos 4 metros del principio de vía, y destrepamos la corta chimenea inicial. Cuando rapelo me doy cuenta de que la chimenea (la de la izquierda según se mira desde abajo) por la que bajo es más fácil que la que hemos subido, ésta sí puede ser un III+, no es tan vertical y tiene más salientes. Llego abajo y me alejo para hacer unas fotos.


Recogemos todo y nos dirigimos al Cuello del Cilindro, donde seguimos la ancha arista que va ganando altura sobre el Lago Helado.
La primera parte se hace cómodamente andando...

...y conforme nos acercamos al Nudillo nos encontramos algún paso algo expuesto...

10.45. Nudillo de Monte Perdido, 3176.

Vista del glaciar, con la cercana y poco definida Espalda de Esparets donde estuve ayer.

Bajamos y tras despedirnos bajo el Cuello del Cilindro tomamos caminos diferentes. Yo me voy a por la Tuqueta y Espalda de Marboré y David se baja al coche (que no es poco).

Para llegar a la Tuqueta recorro la amplia faja que rodea el Pitón SW del Cilindro por debajo. Mis objetivos están bastante claros.

Atravieso una ladera pedregosa, pasando por debajo de la canal inclinada que desciende del Pitón SW del Cilindro, bajo unos metros y subo este resalte.

11.45. Tuqueta de Marboré, 3095. Una cota poco definida pero que cumple todos los requisitos para ser considerado tresmil según las mediciones de la página de los Cazafantasmas. El agua se me acaba, y no creo que vaya a encontrar en unas horas.

Bajo por el mismo sitio y me encamino por terreno caótico hacia la Espalda de Marboré. Hacia atrás, itinerario a la Tuqueta por la amplia faja que rodea al Cilindro. 


Echo de menos el agua mientras avanzo por un auténtico laberinto de roca, simas, agujeros y neveros subterráneos hasta la descompuesta ladera de la Espalda, donde un cómodo sendero me lleva hasta su cima.
13.05. Espalda de Marboré, 3073. Llego a la vez que otro montañero que se alegra de poder hablar con alguien que no sea francés y me comenta que con el mapa que tiene no se aclara (se lo han dado en Goriz). Me lo enseña y yo tampoco me aclaro, así que me hace una foto del mío de Alpina. La batería ya no me da para más que las fotos justas. Taillón, Torre, Casco, etc.

Tras indicarle el camino de vuelta a Goriz, me despido porque tengo sed. Desde la cima me lío un poco porque veo un hito grande a la derecha que lleva directamente a un cortado de unos 50 metros. Me asomo y como no me dan ganas  de bajar por ahí, vuelvo a subir para buscar el sendero que marca el mapa. Lo sigo y busco un desvío a mi derecha para conectar con la Faja Roya, que me llevará al camino normal de bajada del Monte Perdido a Goriz.

14.00. Sin rastro de agua, con boca, garganta y labios completamente secos pero con ánimo, veo la autopista de piedra pulida que baja del Ibón Helado a Goriz. Ya sobre camino transitado paso por alto un pequeño reguerito de agua que discurre cercano con el fin de prolongar el momento de atiborrarme de agua para que el placer sea mayor.

14.50. Llego a Goriz donde experimento uno de los mejores momentos del año en la manguera a modo de fuente donde sale el agua con la presión y temperatura perfectas para producirme una sensación que roza el éxtasis. Me quedo un buen rato junto a la fuente, comiendo y echándome cada minuto y medio un tragazo de agua y reflexionando sobre la suerte que tenemos en nuestra sociedad por tener todo el agua que queramos.
15.05. Tras una buena parada, continúo el interminable descenso a la Pradera de Ordesa por las Clavijas de Soaso y otra vez por el Valle de Ordesa. Varias personas me preguntan a la bajada que si queda mucho para la Cola de Caballo. Nunca se qué decirles cuando me preguntan por tiempo. 45 minutos, 35 a paso rápido, desconozco sus ritmos. ¿Es que no leen los carteles que marcan tiempos y distancias? Otro me pregunta en la zona de bosque cerca de las Gradas de Soaso que si merece la pena la Cola de Caballo. Le digo que lo mejor son las vistas de todo el circo una vez se sale del bosque y se llega a la gran pradera del fondo del valle, y me contesta que dónde queda el circo ese :-)). Quién les mandará venir, si nadie les obliga..., ¿o será ese invento llamado turismo?

 17.40. Llego a la Pradera de Ordesa donde veo salir un autobús, pero por suerte el siguiente no tarda mucho, y a las 6 pasadas estoy en Torla donde David me espera en el coche y emprendemos rumbo a Logroño con la lista oficial de tresmiles completada a falta de esta insignificante cota...

...y de la Punta Celestin Passet, que según las mediciones actuales no llega a 3000 metros (2998)