martes, 25 de marzo de 2014

Arista de los Caracoles, IV+, 180m.

Vía muy sencilla semiequipada con los pasos más difíciles protegidos con parabolts. Reuniones protegidas con parabolt con anilla a excepción de la última. De los 6 largos sólo nos aseguramos en el 2º y en el último.

Acceso: Desde el pueblo de Egino (plaza de la iglesia) o desde el aparcamiento de la Leze.
Aproximación: Desde la plaza de la iglesia, se toma la calle dirección Norte hacia las peñas. En el primer cruce se coge el primer desvío a la derecha y luego a la izquierda, (ver mapa). Pasar puerta metálica y por pista se llega a un depósito, antes del cual nos desviamos a la izquierda. Desde aquí, se sigue al principio camino evidente, más adelante trazas de sendero hasta la base de la arista. 30' desde el coche.


Arista: Se puede comenzar por la izquierda o por la derecha. Por la izquierda hay que superar un pequeño diedro junto a una pareja de árboles. Por la derecha se accede a la cresta con una sencilla trepada. 
Nosotros optamos por entrar por la derecha y aseguramos solamente la chimenea (IV) del L2 y el último largo por considerar el resto de arista bastante más sencilla de lo esperado. En total nos llevó algo menos de hora y media.
L1 (30m, 1 seguro, III+). Comenzamos por terreno sencillo (II+), y evitamos un resalte más vertical (IV-) por su derecha, para superar un nuevo resalte protegido con parabolt (III+) que conduce a la primera reunión (parabolt con anilla).



L2 (30m, 4 seguros, IV). Continuamos por terreno sencillo. No acercamos a un resalte cuya escalada acometemos saliendo a la de la izquierda (parabolt y fisurero atascado) y encontrándonos con un diedro-chimenea (2 parabolts), primera dificultad de la vía. Encontramos una reunión en una repisa. 


Yo entrando en el diedro (IV)

David superando el diedro, desde la reunión.






L3 (30m, 0 seguros, III+). Seguimos por el filo de la arista por terreno fácil que va perdiendo verticalidad. Reunión antes de que la cresta empieza a coger pendiente de nuevo.



L4 (35m, 1 seguro, III+). Superamos un par de pequeños muros con buenos agarres sin ofrecer el resto de arista dificultades para encontrar rápidamente la siguiente reunión.





L5 (25m, 1 seguro, III+). A mitad de vía pasamos un parabolt, tras el cual salvamos un tramo de mayor pendiente para irnos a la izquierda, donde encontramos reunión en la base del muro final.



L6 (30, 4 seguros, 4c). Salimos de la reunión (izquierda) para superar una chimenea protegida con parabolt. Entramos sin dificultad en la parte más vertical del muro final. Protegido con 3 parabolts en las zonas más expuestas. Roca con buena adherencia y compacta. Reunión en puente de roca.
Vista del muro final. La vía sigue por la izquierda.





Hacia abajo, tras completar el último largo. 

David en una de las partes más entretenidas del último largo.

Tras recoger y guardar material superamos un muro (III+, 10 metros), desde donde ya observamos la cima del Olano, que desde aquí lo tenemos a 10 ó 15 minutos. Como tampoco nos parece muy sugerente y queremos llegar a casa a comer, nos vamos por el camino que en ese momento nos parece más rápido, para lo cual, dejando a nuestra izquierda la cima del Olano, vamos buscando un sendero de bajada, el cual encontramos enseguida (marcado en la foto), aunque poco a poco se va cerrando y en algún momento tenemos que destrepar alguna chimenea (cuidado desprendimientos de piedras) con varias instalaciones de rapel y algún parabolt.

domingo, 13 de octubre de 2013

Cresta del Palomares

Punto de partida: 2 km de pista en buenas condiciones desde Lagrán, Sur de Álava.
Distancia: 15 kms.
Dificultad: AD. Varios pasos de III  y uno de grado IV (5 m.) al final. Alguna zona expuesta.
Desnivel acumulado en subida: 675m. Equimamiento: Varios clavos en diferentes puntos del recorrido . . Material: Algún friend mediano, cordino de 30 metros, mosquetones, cintas varias.
Tiempo total: 5h con paradas.
Ver reportaje más completo aquí.

Nos acercamos otra vez a esta asequible y espectacular cresta a escasos 30 kms de Logroño.
En poco más de 1 hora desde el coche, llegamos a la cima del Recilla, donde la estampa de la Arista Este del Palmares nos recibe, para mí ya por 4ª vez.

Descendemos del Recilla y rodeamos las primeras barreras rocosas que constituyen un anticipo de lo que viene después, si bien en un tramo nos encaramamos a la zona cimera por terreno confuso para darnos cuenta después de que no se trata todavía de la arista real.

La falsa arista que antecede a la del Palomares pronto muere y enseguida accedemos a la "verdadera" avanzando al principio rápidamente.

Delante nuestro se recorta a contraluz la abrupta silueta del Palomares.

Hasta llegar al primer punto en el que estimamos conveniente asegurarnos, el característico paso de la ventana

Recogemos material, ya que hasta la parte final la tónica general serán pasos fáciles de grado II+ aunque alguno muy expuesto. Ya en los últimos metros, nos encontraremos con un par de pasos cortos algo más comprometidos (3-4 metros), unos de los cuales aseguramos.
En general, una arista muy aérea, fácil y estéticamente incomparable que se disfruta desde el principio hasta la misma cima del Palomares.








Últimos metros


Cima del Palomares, con vista a la Cruz del Castillo, hasta donde se podría seguir cresteando (menos expuesto y técnicamente más fácil).

domingo, 22 de septiembre de 2013

Cresta de Cregüeña e intento al Maldito


Itinerario: Vivac Ibón Medio de Coronas - Aragüells - Agujas Cregüeña - base pico Maldito- Puente de Coronas.
Desnivel:  +976m; -1.727m.
Dificultad: AD+.
Tiempo total: 12h 30m con paradas.
Material usado: el necesario para rapelar, 2 cuerdas de 60, 1 friend 0.75, un par de fisureros medianos, cintas varias.

Tras pasar una incomparable noche en vivac junto al Ibón del Medio a los pies del Aneto, partimos poco antes de las 6.00 para completar los tresmiles que tenemos pendientes en las crestas de Cregüeña y del Medio. Avanzamos por el caos de bloques y terreno descompuesto que nos lleva al Collado de Cregüeña, 2905, y siguiendo hitos y trazas de senda, llegamos fácilmente a la primera cima del día.
7.00. Pico Aragüells, 3037. Paramos un buen rato mientras amanece y hacemos unas fotos. Vistas hacia el Maldito y toda la cresta que tenemos por delante. A la derecha, el Aneto.

Vistas hacia Posets, Perdiguero, etc.

Descendemos cómodamente del Aragüells cada uno por un lado diferente. Para subir a la Aguja Juncadella evitamos la parte de cresta Este desde el Collado de Cregüeña, puesto que la escasa luz no nos permite apreciar su dificultad y descendemos unos metros para ascender por su cara Sur.
 

 8.00. Aguja de Juncadella, 3021, con nuestro objetivo, el Pico Maldito, detrás.

Sin entretenernos demasiado, iniciamos nuestro recorrido por cresta, sorteando grandes bloques por terreno seguro y sin exposición. 


LLegamos a la brecha previa a la Aguja Cregüeña, a la que descendemos rapelando (15 metros) aprovechando una reunión con varios cordinos y maillón.
  

Tras algún paso de poca dificultad, montamos un segundo rápel aprovechando otra reunión, esta vez algo más largo y vertical que nos deja en unas terrazas de hierba que proporcionan una escapatoria cómoda.

Aprovechamos para abandonar la cresta y hacer un flanqueo por la vertiente de Coronas y evitar así un tramo de cresta dudoso del que no hemos encontrado reseñas. Bordeamos la base del primer espolón de la Aguja de Cregüeña por el Sur...

...hasta encontrar una evidente canal (Sur), que tras unos 40 metros y superar varios muretes de grado III, nos deja en la cima. Vistas hacia arriba en la canal.

Salida de la canal Sur. Enfrente, Aguja Juncadella y Aragüells.

Vistas hacia el Perdiguero.

9.50. Aguja de Cregüeña, 3043. Aragüells detrás.


Vista hacia el Maldito.

A pocos metros de la cima nos asomamos a la Brecha que separa las aguja de Cregüeña y Haurillón y echamos un vistazo del paso clave del día: un muro de unos 30 metros, paso obligado para la siguiente cima, y que desde aquí se ve bastante imponente.

Desde aquí podemos destrepar con cuidado, aunque aprovechamos una reunión y rapelamos al fondo de la brecha.

Desde la brecha, vista del muro que tendremos que superar con la cima de la Aguja Haurillón detrás y Maldito a la izquierda.

Sin encordarme supero el paso diagonal (III) medio en bavaresa medio en adherencia. Desde abajo no se ve mal, pero una vez dentro es más vertical y expuesto de lo que parece. Le digo a David que le tiro el cordino para que al menos él vaya seguro, con prisa puesto que le veo muy lanzado. Hacia abajo, David saliendo de la diagonal.

Una vez superado, organizamos material en una terraza amplia y montamos reunión a los pies del muro. Supero en oposición una chimenea bastante vertical de unos 4 ó 5 metros hasta llegar a un nicho, en cuya salida aprovecho un fisurero para asegurarme. Vista hacia arriba del nicho.

Me cuesta un poco salir del nicho, puesto que hay que hacerlo pasando un bloque con algo de extraplomo en diagonal. Una vez lo supero, ya más tranquilo sigo una fisura y enseguida encuentro una cuña de madera con cordino bastante sólida. Los agarres abundan y no ofrece gran dificultad, y sólo considero oportuno meter un friend (0.75) unos metros antes del final de la vía.

12.10. Aguja Haurillón, 3075 con el Maldito de fondo.

Hacia atrás, lo que hemos hecho de momento desde el Aragüells con las dos agujas.

Lo que nos quedaría de cresta...

Lo que hicimos ayer: cresta Llosas y el ibón Medio de Coronas, donde hemos dormido.

Ahora podríamos seguir a plena cresta hasta el Maldito, aunque optamos por alcanzarlo buscando la vía normal por el lado de Coronas. Abandonamos entonces por donde hemos subido, no queremos llegar a casa a las 3 de la madrugada.


Montamos reunión (no vemos ninguna instalación) y rapelamos el muro de grado IV.

Una vez en la terraza amplia, aprovechamos unos cordinos para rapelar incómodamente por una horcada hacia la vertiente de Cregüeña.

Volvemos al fondo de la brecha entre las agujas de Cregüeña y Haurillón y destrepamos con cuidado una canal amplia que nos sitúa en el circo de Coronas. Hacia atrás, de izquierda a derecha, Aragüells, y Agujas Juncadella, Cregüeña y Haurillón.

Comienza ahora una penosa subida de unos 500 metros de desnivel por un interminable caos de bloques.

Nos plantamos a los pies de la cresta del Medio, a la que nos encaramamos eligiendo la chimenea más evidente siguiendo algún hito.

14.45. Una vez en la Cresta del Medio, buscamos la punta d'Astorg a nuestra derecha. Esta vez le toca a David hacer una avanzadilla para ver si es la cima que se intuye a nuestra derecha. A mí abrir esa vía de la Aguja Haurillón y la subida por el caos de bloques me han pasado factura. Al rato me comenta que no se trata de una cima y volvemos, parece que es la que teníamos a mano izquierda.

Hacia atrás, vista de la Cresta del Medio.

Avanzamos a plena cresta y un grupo de 3 nos comentan que iban a subir a la punta pero se han retirado al encontrarse un muro infranqueable. La verdad es que nos desilusionamos algo porque a estos tíos se les ve en forma...
15.15. Por fin nos plantamos frente a nuestro objetivo y miramos decepcionados el muro del que nos hablaban...

Lo estudiamos bien y no lo vemos claro por ningún lado. Me comenta David que algó escuchó de un desprendimiento en el Maldito hace un año o dos, y se nota que ha sido reciente por el color blanquecino de la roca, parece cortada a cuchillo. A sí que decidimos abandonar. Otra vez el Maldito hace honor a su nombre, es la tercera vez que se nos resiste, tendremos que volver a hacer la cresta del Medio...

18.25. Llegamos al coche en el Puente de Coronas y nos despedimos del hermoso Valle de Coronas, al que espero volver en unos años con mis hijos: ese vivac en el Ibón del Medio con el Aneto de fondo es algo incomparable.